secadores pelo vintage

Historia del secador de pelo

Desde la invención del secador de pelo, mucho ha cambiado la forma de llevar el cabello. La historia del secador de pelo, es relativamente corta, menos de 100 años.

Hoy en día, este pequeño electrodoméstico se ha vuelto imprescindible en cualquier casa, desde niños y niñas a mujeres y hombres con pelo largo y corto.

¿Cómo se secaban los hombres y mujeres el cabello antes de la invención del secador de cabello?

Antes de la invención de este fabuloso utensilio, los hombres y mujeres no tenían una forma fácil de secarse el cabello.

La principal forma, era secarse el cabello, con lo que sería ahora una toalla, y luego dejarlo secar al aire libre. O simplemente, esperar que se secase poco a poco (aunque, hay que pensar que en esos años, la gente por no disponer de las facilidades de hoy en día, se lavaban el pelo pocas veces).

¿Quién inventó el secador de pelo?

Aunque los primeros secadores de cabello, como los que conocemos hoy en día se inventaron en la década de los años 20, se considera que el inventor fue Alexander Godefroy en el año 1890, francés que trabajaba en un salón de belleza de París.

Realmente, no era un secador, sino un succionador de calor, o de otra manera, una especie de aspiradora.

Así, el secador de Godefroy consistía en absorber el aire, el secador moderno lo que hace es expulsar aire caliente.

Un gran invento, que revolucionó todos los salones de belleza de la época.

Evolución del secador de cabello

secador pelo historia

A principios de los años 20 surgió el secador tal como lo conocemos hoy en día. Consistía en un motor pequeño de aspiradora, era muy pesado, ruidoso y voluminoso. Por lo que no acabó siendo muy popular. Aunque hoy en día, están cotizados como secador vintage.

Ya en los años 40 y 50, aparecieron los secadores de casco. Al ser destinados a salones de belleza, no había tanto problema en que fuesen voluminosos y ruidosos. Quien no ha visto, la típica película, de una mujer con rulos secándose el pelo en un casco.

A partir de los años 60, empiezan a aparecer secadores de mano, menos ruidosos, más ligeros y pequeños. La mejora de la tecnología, permite estos cambios, además de disminuir el calor sobre el pelo, para así dañarlo menos.

En los años 70, se reguló la fabricación del secador, por producirse muchos accidentes con el agua. Así, se incorporó los interruptores de corte por temperatura y el interruptor de falla a tierra.

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *